Bizcocho con Plátano y Chocolate

Feliz Navidad Mad Bakers del Mundo, que sé que me leéis desde muchos puntos diferentes del mapa, y la verdad es que me ENCANTA! Y viendo las fechas en las que estamos, me encantaría que me contarais que cosas típicas hacéis / coméis en Navidad

Para la receta de hoy os traigo un bizcocho suuuuuper esponjoso, que la verdad que cuesta horrores coger solo un trozito, así que perfecto para compartir y así todo el mundo repite.

Empezamos ya con la receta, ten preparado un molde de unos 30 x 22 cm  previamente engrasado y forrado con papel de hornear en caso que queramos desmoldarlo y servirlo fuera del molde. Horno precalentado también a 180 grados y comenzamos. 

Imprimir

Preparación 25 minutos
Horneado 25 minutos
Tiempo total 50 minutos
Raciones 16 personas
Autor Jess del Álamo

Ingredientes

  • 4 Claras de Huevo o 140 mililitros
  • 55 gramos de Manatequilla a Temperatura ambiente
  • 100 gramos de Aceite de Girasol
  • 265 gramos de Azúcar
  • 2 cucharaditas de Vainilla
  • 245 gramos de Harina de Trigo
  • 2 cucharaditas de Levadura
  • 1/4 cucharadita de Sal
  • 150 gramos de Leche a Temperatura ambiente

Hay dos cosas que podemos dejar preparadas antes de meternos de lleno con la receta. La primera, dejar ya tamizados nuestros ingredientes secos 

Y la segunda, preparar un merengue. Os acordáis que os decía al comienzo de la entrada que era un bizcocho muy muy esponjoso, pues el culpable, el merengue. 

 

Ahora cogemos nuestra mantequilla a temperatura ambiente 

Y la batimos la mantequilla hasta que quede cremosa y le añadimos el aceite y el azúcar

Hasta que quede una mezcla suuuuuuuper esponjosa

Le añadimos ahora nuestra vainilla que le va a dar un saborcito rico rico y volvemos a batir muy bien hasta que esté totalmente integrada

 

¿Os acordáis de los ingredientes secos que teníamos tamizados de antes? Pues echamos ahora la mitad en la masa y batimos muy delicadamente hasta que se integren, luego, añadimos la leche, de nuevo batimos y terminamos de agregar la última mitad de los secos.

Si no queremos sobrebatir la masa, con una lengua repostera terminamos de integrarlos y así no se pierde todo el aire que le habíamos metido al principio. 

Para seguir dandole aire a nuestra masa ¿qué le vamos a meter ahora?

Clarísimo! Nuestras claras previamente montadas.

Las añadimos en tres veces y siempre siempre las claras a la masa con movimientos envolventes para integrar pero no romper. 

Echamos la masa en el molde que ya teníamos preparado e igualamos la superficie con una espátula acodada pequeñita. Y ahora, al horno, entre unos 20 – 25 minutos, hasta que la superficie esté dorada y el palillo de la verdad, salga limpio. 

Mientras esperamos a sacar el bizcocho del horno, podemos ir preparando la ganache de chocolate. Este paso podemos hacerlo antes de comenzar con todo el proceso – dependiendo de la prisa que tengáis – porque antes de tener la ganache lista para usar, debemos dejarla unas 2 horas en la nevera. 

Así que ponemos en un bol unos 350 gramos de chocolate en gotitas (yo utilicé este Valrhona con toques a caramelo) o en trozos si es que lo cortamos directamente de la tableta y llevamos a ebullición otros 350 mililitros de nata, bien en el microondas o en el fuego. 

Cuando haya empezado a hervir, echamos la nata sobre el chocolate y dejamos reposar un minuto, viendo que todo el chocolate esté cubierto por la nata. A continuación, removemos hasta que se derrita por completo y lo dejamos enfriar, primero a temperatura ambiente y luego a la nevera durante unas dos horas. 

Pasado ese tiempo, sacamos la ganache y veremos que la textura no es firme como para repartir por el bizcocho. Fácil, la batimos y tendremos la mejor de las texturas. 

Si queremos también podemos añadir un toque frutal a nuestra creación, en mi caso le puse rodajas de plátano, pero por supuesto que podíamos añadir fresas, frutos rojos, incluso pistachos … lo que más os apetezca. 

Una vez que tenemos el bizcocho fuera del horno y ya está frío, le ponemos la fruta que hayamos elegido por encima.

Y con el toque a chocolate bien repartido por el bizcocho podemos decir que hemos acabado nuestra receta!

Fácil verdad?

Pues si os ha gustado, podéis probarla a llevar como merienda en algunos de estos días festivos que todavía nos quedan por disfrutar de este 2018.

Un abrazo muy muy grande, y si no nos vemos antes de que acabe el año … FELIZ AÑO NUEVO!!

 

 

Comentarios

  1. jaritascookies - 28/12/2018 @ 12:33

    Hola! nos encanta el toque que da el plátano a los bizcochos! muchas gracias por las recetas que compartes! y aprovechamos para desearte un feliz 2019! besis

    • Jess - 28/12/2018 @ 12:52

      Gracias a vosotras por darme siempre tanto apoyo!

      Un abrazo bien grande para celebrar que la pastelería nos ha unido y que sigamos así año tras año!

Deja un comentario

no se publicará su dirección de correo electrónico / campos necesarios están marcados *