Pavlova

Hola holita Mad Bakers!

Ya pensabais que me había olvidado de vosotros eh?? PUES NO! simplemente os he dejado unos días de descanso aprovechando que estaba de vacaciones con mi Borji por Portugal

Pavlova

Como veis lo que es salir bien en las fotos … es algo que no nos gusta 🙂

Estuvimos 5 días por Porto y la verdad que nos lo hemos pasado genial! con el coche para arriba y para abajo e intentado conocer todo lo posible en tan pocos días.

Pero ahora vamos a lo que nos interesa, una súper pavlova riquísima con frutos rojos que vais a ver lo fácil que es de hacer y lo genial que quedáis si de repente te haces un esguince y de nuevo tus vecinos Carlos y Yoli te tienen que volver a dejar las muletas 🙂 Gracias chicos!

Los ingredientes que vamos a utilizar para una pavlova que da de merendar a 6 / 8 personas son:

  • Claras de huevo – 120 gramos
  • Azúcar – 300 gramos
  • Cremor tártaro – una pizquita
  • Nata para montar fría – 150 mililitros
  • Azúcar – media cucharada
  • Frutos rojos – 350 gramos

Pavlova

Lo primero que haremos será precalentar el horno a 150 grados, y en un trozo de papel de hornear cogiendo como guía un molde de 15 cm para tartas, pintamos un círculo con lápiz (recordar que la parte pintada NO puede tocar el merengue) y le damos la vuelta al papel.

Ahora nos ponemos manos a la obra con el merengue, para ello lo que haremos ser por en un bol al baño maría el azúcar junto con las claras de huevo y el cremor tártaro.

Pavlova

Estaremos removiendo estos ingredientes hasta que cogiendo un poquito de la mezcla con los dedos veamos que el azúcar está completamente disuelto – también podemos utilizar un termómetro y en cuanto la temperatura alcance los 63 grados la quitamos del fuego.

Ahora pasaremos la mezcla al bol de nuestra batidora y comenzaremos a batir hasta que tengamos unos picos de merengue firmes y de un blanco brillante.

¿Recordáis el papel de horno en el que habíamos pintado un círculo a modo de guía? Pues pondremos nuestro merengue sobre el intentando mantenernos dentro del círculo dibujado

Pavlova

Para terminar la base de nuestra pavlova solo nos queda hornear el merengue y eso es tan fácil como bajar la temperatura de los 150 grados que teníamos a 100 y hornear durante una hora.

En cuanto nos salte la alarma anunciando que ha pasado una hora apagaremos el horno, pero dejaremos dentro la pavlova hasta que el horno se haya enfriado por completo.

Pavlova

Para darle de los último toques tan solo nos queda montar la nata y esta parte desde luego que no es más difícil que la anterior.

Tomamos la nata y el azúcar y los juntamos en un bol, comenzamos a batir a velocidad media baja para formar unas burbujitas pequeñas y estables. En cuanto veamos la nata la tenemos montada – no es necesario que esté super super firme, la colocamos encima de nuestra pavlova (que tiene que estar a temperatura ambiente) haciendo la forma que más nos guste – yo hice una corona, pero realmente podéis cubrir toda la pavlova o solo una parte, como más os guste.

Ya por último y para darle un toque bien fresco y darnos un baño de frutas

Pavlova

Colocamos encima de la nata los frutos que tengamos a mano o que más nos apetezcan, yo utilicé fresas y arándanos, pero se le pueden poner frambuesas, kiwis, grosellas, … infinidad de posibilidades!

Pavlova

Espero que os haya gustado la receta tanto como me gustó a mi prepararla y ya sabéis lo que siempre os digo, cualquier duda o comentario por fi escribirme!

Un abrazo enorme,

Jess

 

Pavlova

Deja un comentario

no se publicará su dirección de correo electrónico / campos necesarios están marcados *