Bizcocho de Dulce de Leche

Esta mañana me he llevado un disgustazo al ver que me había quedado dormida hasta las 11 de la mañana que casi lo celebro quedándome otra hora más dando vueltas por la cama … pero toma súper alegrón cuando he visto que eran las 10 🙂  esa horita que se nos ha regalado me ha venido bastante bien. ¿Y cómo he querido celebrarlo? así es, pensando en nuestros amigos argentinos y haciendo una tarta, solo apta para golosos, de Dulce de Leche.

Empezamos con lo ingredientes

img_8608

Lo primero que vamos a hacer va a ser separar las yemas de las claras, porque montaremos éstas últimas a punto de nieve y las incorporaremos al final de la receta para dar al bizcocho esponjosidad.

Esta receta la podemos hacer perfectamente con unas varillas manuales, sin necesidad alguna de utilizar una batidora eléctrica.

Mezclaremos las yemas con el azúcar hasta que veamos que el azúcar está perfectamente integrada.

img_8594

Cuando esto sea así, agregamos la nata y el dulce de leche y batimos hasta que de nuevo la mezcla sea homogénea.

img_8595

Por último (sí sí, por último que esta receta es muy cortita) incorporamos la harina con la levadura y el bicarbonato sódico, previamente tamizados, a la mezcla hasta que la masa sea densa.

img_8596

Es llegados a este punto cuando montaremos a punto de nieve claras para después incorporarlas a la mezcla con movimientos envolventes ayudados por una lengua repostera.

img_8598

Ahora que tenemos nuestra riquísima masa hecha, tenemos que repartirla entre los 3 moldes de 20 cm elegidos para hornearla, y para esto tenemos que preparar nuestros moldes

En papel de horno, dibujaremos los círculos de nuestros moldes para posteriormente cortarlos y colocarlos en los moldes que habremos engrasado.

 

img_8591

img_8592

Para empezar a repartir la masa la pesaremos y dividiremos entre tres para que los tres moldes tengan el mismo peso, gramo arriba gramo abajo.

img_8599

En cuanto tengamos toda la masa repartida, con una espátula acodada alisaremos la masa por todo el molde

img_8600

img_8601

Llegados a este punto ya no tenemos que hacer más, que meter los tres moldes en el horno precalentado a 175 grados durante 25 minutos, por supuesto antes de sacarlos del horno los pincharemos con un palillo para ver si salen limpios.

Los dejaremos reposando 15 minutos en una rejilla antes de darles la vuelta y desmoldarlos.

img_8602

Hasta aquí llega la receta de hoy, porque para no atorar a nadie, en otro post os explicaré la crema de mantequilla de merengue suizo con dulce de leche y el montaje de la tarta.

Un bechito a todos,

captura-de-pantalla-2016-10-24-a-las-20-23-22

Deja un comentario

no se publicará su dirección de correo electrónico / campos necesarios están marcados *