Bundt Cake de Nueces y Chocolate

Hola a todos!

En la receta de hoy os voy a hablar del último descubrimiento que he hecho, un poco tarde pero con estas temperaturas que tenemos en Madrid se está haciendo bastante complicado encender el horno. Vamos que hay que pensarse las cosas un par de veces antes de realizar cualquier experimento culinario.

Hace aproximadamente un mes decidí invertir en la compra de un molde de Nordic Ware, y como no podía ser de otra manera fui a lo grande, comprando el molde Crown que han diseñado para conmemorar el 70 aniversario de la marca.

Molde Crown

Ya veis que es precioso y además es imposible no quedarse alucinando al ver el bizcocho que sale.

Y aunque ya hacía unos días que contaba con esta nueva joya en casa, no fue hasta ayer que decidí liarme la manta a la cabeza y hacer una receta suuuuuuuper rica de nueces y chocolate.

La receta, al ir con mantequilla encontré que sería más cómodo realizarla con la ayuda de la estupenda batidora Kitchen Aid. La verdad que desde que la compré, aparte de vivir enamorada de ella, la he podido utilizar en el 80% de las recetas que he hecho, ya que si puede hacer una masa a mano, lo prefiero. Tengo que ganar fuerza en los brazos de alguna manera 🙂

IMG_6304

Empiezo a contaros la receta que si no me lío y no acabo.

Lo primero que hacemos es precalentar el horno a 180 grados. Este es el momento chungo en el que tu casa se convierte en un horno para todas las personas que viven en ella.

IMG_7519

En el bol donde vayamos a hacer la masa, ponemos 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente – con el calor que hace ahora mismo, en menos de 30 minutos la mantequilla ya ha cogido la textura que necesitamos – a continuación metemos en este mismo bol 100 gramos de azúcar blanco y 200 gramos de azúcar moreno – yo estoy utilizando una nueva para mi de la marca El Granero que tiene el 97% de azúcar de caña integral y el 3% de melaza, algo que le da una textura muy sabrosa al bizcocho.

Todo esto lo mezclamos durante cinco minutos hasta que claree bien y quede una masita muy sedosa, dentro de todo lo sedosa que puede quedar con estos tipos de azúcar.

A continuación batimos ligeramente 4 huevos y le añadimos una cucharadita de vainilla. Estos huevos los vamos incorporando en cuatro tandas (por esto de que son cuatro huevos) y ya sabéis que tenemos que esperar a que se integre bien uno de los huevos para integrar el siguiente.

En el mismo bol, coloco un colador para tamizar 400 gramos de harina de trigo junto con 2,5 cucharaditas de levadura química y una pizca de sal, y de nuevo bato la mezcla lentamente hasta que veamos que todos los ingredientes se han integrado a la perfección (cuidado de no sobre batir la masa). Una vez que esta parte de la masa ya está homogénea, incorporamos 200 gramos de leche y dejamos que la masa de nuevo quede sedosa y de un color marrón muy clarito.

Cuando acabemos de batir, retiramos el bol de la batidora y ya con una lengua incorporamos 80 gramos de nueces picadas y 200 gramos de chocolate.

Aquí ya cogemos nuestro precioso molde y lo engrasamos para que luego el bizcocho no se quede pegado y salga chuchurrio perdío.

Con nuestra masa rellenamos el molde y lo zarandeamos un poquito para que la masa quede uniforme por todos los lados del molde. Lo que hice ayer fue taparlo con papel albal para que no se resecara la parte que queda arriba y además no salga mucho del molde.

IMG_7522

Llegados a este momento metemos nuestro molde en el horno – un poco más abajo que en la mitad del horno – y lo dejamos hacerse durante una hora y cuarto.

Veréis como la casa va cogiendo un olor que te va a hacer querer abrir el horno antes de tiempo, pero no no no, a esperar estoicamente este tiempo, y cuando por fin nos suene la alarma avisando que ya podemos sacarlo, lo dejamos reposando unos 15 minutos sobre una rejilla.

IMG_7530

Por fin, en cuanto pasen estos 15 minutos y aunque el molde todavía esté a una temperatura comparable a la del magma volcánico, sacamos nuestro bizcocho del molde y …

IMG_7531

Vereis una maravilla hecha bizcocho!

Ya sabes que podéis cambiar los ingredientes a vuestro antojo, almendras, pasas, pistachos, chocolate negro, blanco, sin chocolate, con frutas … millones de variables posibles.

Y con esto me despido hasta una nueva entrada 🙂

Bechitos,

Jess

Deja un comentario

no se publicará su dirección de correo electrónico / campos necesarios están marcados *