¡Galletitas decoradas para un bautizo muy dulce!

Hola a todos de nuevo! Ya ni me acuerdo de la última vez que subí una entrada, pero vamos a ir poniéndole remedio porque esto no puede seguir así.

¿Os habéis fijado que tengo nueva página web? ¡Me super encanta! y ha sido gracias al trabajo de Gacelaweb (www.gacelaweb.com). Si queréis animaros a tener vuestra propia página, os lo recomiendo al 100%.

Y ahora, a lo que nos interesa. A las galletitas decoradas weeeee!

¿Recordáis cuando conté “como no liarla a la hora de hacer un pound cake”? en esa entrada conté brevemente que fui a ver a mi amiga Laurita para conocer a su pequeño Erik. Bueno pues el pequeño Erik ya no es tan pequeño, ya tiene seis mesazos y la fuerza de un toro, y además … ayer se bautizó!

IMG_7274

La verdad es que sus papis le montaron una fiesta preciosa y tuve la enorme suerte de poder participar en ella montando la mesa dulce. Ya os contaré en un futuro cómo fue esa mesa, pero en esta entrada voy a contar como fue el preparativo de las galletas decoradas.

IMG_7473

Laura tuvo la genial idea de repartir galletas decoradas a los invitados con la letra E, la inicial del protagonista del día.

Para la masa de las galletas, en esta ocasión utilicé la receta de Alma Obregón que me funciona bastante bien:

  • Mantequilla bien fría – 250 gramos
  • Azúcar blanca – 250 gramos
  • Huevo – 1
  • Harina – 500 gramos
  • Extracto del sabor que queramos – 2 cucharadas

Recomiendo hacer la masa con una batidora porque si intentamos conseguir que la mantequilla y el azúcar se integren bien, al estar la mantequilla fría nos vamos a dejar el brazo intentando que quede una masita sedosa … hacerme caso.

Como se puede intuir del párrafo anterior, el primero de los pasos es mezclar bien bien los dos primeros ingredientes de la lista. Una vez que tenemos esto hecho, incorporamos el huevo y el extracto que hayamos elegido para darle sabor a nuestras galletas (el extracto de café queda genial). Por último incorporamos la harina ya tamizada, y este paso es super rápido, en cuanto la masa se quede pegada a nuestra pala de la batidora (batiendo a una velocidad media baja) ya tenemos la masa lista.

Aquí lo que haremos será dividir la masa según nos sea más cómoda para trabajar, yo en esta ocasión la dividí en cuatro partes iguales, y haremos una bola con cada una de las partes. Para no dejar la cocina hecha unos zorros, es muy cómodo poner cada una de nuestras bolas entre dos papeles de horno, y aquí o bien con unas guías o con un rodillo  que nos permita seleccionar la medida deseada para nuestras galletas vamos amasando hasta dejarla toda del mismo tamaño. Mis galletas tenían 6 milímetros de groso cada una.

A medida que vamos teniendo nuestras “planchas” de masa de galleta las vamos metiendo en el frigo unos 15 minutos. Para que no se me deformen, las apilo todas en una bandeja de horno y de ahí a la nevera.

Cuando ha pasado este tiempo cogemos nuestro cortador o cortadores de galleta y empezamos a a cortar nuestra masa, retirando el exceso de masa que no utilizamos y juntándolo para hacer otra bola. ¡No se tira nada! Yo en este caso utilicé un cortador en forma de body de bebé. A medida que vamos teniendo nuestras pequeñas futuras galletas cortadas, las volvemos a refrigerar unos 30 minutos. Durante este tiempo estaremos precalentando el horno a 175 grados, y en cuanto pase el tiempo indicado, metemos nuestras galletas al horno unos 10 – 12 minutos (si los bordes se doran antes, sacarlas antes)

En cuanto iba sacando cada una de las bandejas del horno, lo que hacía era pasarles muy sutilmente una espátula acodada para eliminar cualquier posible “bombita” que hubiera salido en la masa durante el horneado (esto se puede deber al exceso de amasado). Y de aquí ya las ponemos en una rejilla y ¡a vivir la vida!

IMG_7405

Hasta aquí todo fue perfecto, bueno todo lo perfecto que podía ir teniendo en cuenta que mi cocina tenía la temperatura que puede haber en el desierto del Sahara un 15 de agosto a las 3 de la tarde.

Los pequeños problemillas vinieron a la hora de decorar las galletas. En un primer momento pensé en hacer la letra E fuera de la galleta, luego hacer círculos de glasa y poner la letra encima y ya posteriormente poner ambas cosas encima de la galleta. Bueno, puesto esto como todo, una cosa es la idea que tu tienes en la cabeza de que va a quedar precioso y divino y otra es el truño (con perdón) que te sale. El primer paso de hacer la letra, bien, todo lo demás … fatal fatal fatal.

IMG_7371

Total que pasamos a la fase de desesperación y buscamos otra solución y lo más importante, la encontramos 🙂

Fue así como me acordé de Amber Spiegel, la reina de las galletas decoradas, y decidí seguir una técnica para hacer una copia de cualquier cosa que queramos poner en la galleta.

Antes de pasar a explicaros como es esta técnica, os cuento que rellené cada una de las galletas con glasa de relleno azul, si sois como yo que los videos los veis en inglés aclarar que esta glasa es la que denominan como flood consistency icing.

Al lío, lo que interesa en tema técnica galletil decorada. Lo que tenemos que hacer es elegir el diseño que queremos copiar, lo mio estaba claro, imprimirlo y hacernos con un papel tipo tissue. Con nuestro diseño impreso, ponemos el tissue encima de éste y con un rotulador de tinta comestible calcamos el diseño. Con el diseño en nuestro tissue, lo colocamos encima de nuestra galleta y lo de nuevo con el rotulador repasamos toda la letra. Comprobamos que se ha fijado y de aquí ya nos queda volver a hacer la letra con nuestra glasa (stiff consistency icing).

IMG_7397

Una vez que las acabas todas y haces el baile de la victoria, las dejas tranquiiiiilamente que se sequen antes de meterlas en sus bolsitas individuales.

IMG_7449

Y chim pum, se acabo el tema galleta decorada para pasar a otras cositas del bautizo que ya os contaré.

Espero no haberos matado de aburrimiento con esta nueva entrada 🙂

Bechitos

Comentarios

  1. Merche - 27/12/2018 @ 17:43

    Bufffff cuantísimo trabajo lleva hacer estas galletas no? yo al final he estado en bautizos y comuniones donde se han dado y a la gente les encanta llevárselas de recuerdo

    • Jess - 27/12/2018 @ 17:46

      La verdad es que sí llevan trabajo sí, y casi que están hechas para que la gente se las lleve porque al final, quitando los niños creo que no he visto a nadie comerse ninguna

Deja un comentario

no se publicará su dirección de correo electrónico / campos necesarios están marcados *